¿Qué es una Fractura?

Cuando en alguna zona de nuestro cuerpo perdemos la continuidad de la sustancia ósea cartilaginosa producida por cualquier tipo de traumatismo, fuerza, compresión en el hueso lo conocemos con fracturas. La fractura puede ser total o parcial y para detectarla podemos tener algunos síntomas como:

  • Inflamación, hematoma o hemorragia.
  • Hormigueo y entumecimiento.
  • Movilidad limitada.
  • Dolor intenso en la zona.

 

¿Por qué se produce una Fractura?

Estas fracturas se originan por traumatismos como pueden ser algún tipo de accidente, lesiones deportivas, traumatismos por alguna caída, donde la fuerza supera la elasticidad del hueso y es fracturado. También la osteoporosis o pérdida de masa ósea pueden producirlas, además de una mala ejecución de gestos o ejercicios que puede provocar pequeñas fisuras que originan fractura por estrés.

 

¿Cómo se trata una Fractura?

Si durante la fractura el hueso no ha sido desplazado de su zona, deberemos inmovilizarlo, en caso contrario, habrá primero que colocar el hueso en su sitio y después proceder a la inmovilización del mismo. En los casos más graves será necesaria una intervención quirúrgica.

Una vez que el periodo de inmovilización haya finalizado comenzaremos con los tratamientos de rehabilitación para recuperar la movilización de la zona.