Pie plano – Pie Cavo

¿Qué es el Pie plano – Pie Cavo?

El pie plano y el pie cavo son las afecciones podales más comunes que podemos sufrir en nuestros pies.

El pie plano es cuando los arcos plantares están disminuidos (mayor apoyo del pie en el suelo) y el pie cavo es cuando los arcos plantares están aumentados ( menor apoyo plantar), en ambos las distribución de nuestro peso en el suelo no es la adecuada y las cargas se trasmiten de forma erronea  con lo que esto conlleva ( lesiones en los pies, rodillas, caderas…)

¿Por qué se produce el Pie plano – Pie Cavo?

El pie Cavo es cuando tenemos el arco plantar o bóveda más pronunciado de lo habitual. En este caso los puntos de apoyo son la cabeza de los metatarsianos y el talón. Por eso podemos padecer diferentes lesiones como callos o metatarsalgias. Además la carga del peso no se reparte correctamente creando posibles patologías de la fascia como fasciosis o espolones calcáneos.

El pie Plano aparece desde bebé y suele desaparecer con el comienzo a andar del niño, alrededor de los 2 o 3 años de edad, según vaya desarrollando la musculatura. Pero debido a distintas lesiones  como por ejemplo calzado inadecuado, un esguince de tobillo u otras hacen que la anatomía y biomecánica del pie se alteren y la estructura del mismo, tendones y músculos, no  cumplen su función de mantener estos arcos y aparece el pie plano con lo que esto significa ( fascitis y fasciosis, metatarsalgías, dolores de pie y tobillo, etc).

 

¿Cómo se trata el Pie plano – Pie Cavo?

Tratamos estas lesiones plantares con terapia manual, neuromodulación, osteopatía y trabajo multidisciplinar con el podólogo, pruebas biomecánicas… y establecemos unas pautas y ejercicios Terapeúticos para compensar estas alteraciones podales.